Expondrán obra artística del último jesuita en Santiago

Expondrán obra artística del último jesuita en Santiago

Los Cabos, BCS.-La obra artística denominada Codex Pictoricus Mexicanus, del último sacerdote jesuita en Santiago (1769), Ignacio Tirsch, compuesta por 47 acuarelas que retratan cómo era la vida en la Misión de Santiago, ha sido recibida en donación desde el Museo de Praga por el Ayuntamiento de Los Cabos, gracias a la gestión del doctor, científico y ecologista, Exequiel Ezcurra, quien a petición de la delegada de Santiago, Elizabeth Álvarez Rosas y del Consejo Turístico de Santiago, realizó la solicitud ante el Manuscriptorium de la Biblioteca Nacional de la República Checa, con el objetivo de contar con este acervo para la celebración del Tricentenario de Fundación de la Misión de Santiago.

Al respecto, Álvarez Rosas, explicó que por medio de los Consulados de ambas naciones fue que se pudo llevar a cabo el intercambio; ahora, la Dirección General del Sistema Institucional de Archivos de Los Cabos, el Instituto de la Cultura y las Artes (ICA) y el cronista municipal Gabriel Fonseca Verdugo, resguardan la obra digital de Ignacio Tirsch, mientras que los integrantes del Comité para la Celebración del Tricentenario de la Fundación de la Misión de Santiago trabajan en un proyecto para exhibir esta obra en una exposición permanente en diversos puntos del poblado de Santiago.

De igual forma, el cronista municipal de Los Cabos, Gabriel Fonseca, relató que la importancia de la obra radica en que Tirsch expresó la cosmovisión completa de la Misión de Santiago, incluyendo todo el poblado: el templo, la Casa de Gobierno, el caserío y la agricultura, así como la flora y la fauna; también describió que una de las acuarelas del jesuita retrata la Misión de San José, donde se puede apreciar el Estero, el caserío y la parroquia, entre otros aspectos culturales.

“Dibujó también a los indígenas pericúes, así como a los primeros ciudadanos de Los Cabos, a los rancheros, soldados y mayordomos que llegaron y se asentaron en esta área. La obra es única, extraordinaria y muy valiosa; nos habla de un tiempo histórico en Los Cabos”, enfatizó el cronista.